Menú

Dafne Benjumea

PhotoEspaña 2016: Leve introducción a Europeèns en vol de Juan del Junco

Andalucía al Día, Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid)

Exposición Europeéns en vol, Juan del Junco. Museo Nacional de Ciencias Naturales (Madrid).

 

Líneas, contraposición blanco y negro, juego de apertura y cierre de alas, discreta geometría, insistencia en la numeración 1 1 1 1 2 1 1 2 9, el juego de lo vertical y horizontal de las aves, entre otros elementos, resaltan la inteligencia de la labor fotográfica Europeéns en vol del jerezano Juan del Junco. Esta exposición es una de las que encontramos en el festival PhotoEspaña 2016 de Madrid.

Hacía calor este mediodía antes de salir de casa en dirección al museo, en el metro también (no tanto como en Sevilla, pero sí) y en la calle subiendo las escaleritas tediosas de la parada Rubén Darío. Y sí, sí, aquí no hay playa, vaya, vaya –tarareo sudorosilla-.

En fin, no sé por qué, pero siempre el concepto relaja, refresca. Paztiñea un poco lo de adentro, ¿no? ¿Baby? Por eso elegí Europeén en vol. Nada más entrar en el Museo Nacional de las Ciencias Naturales, dirijo directamente la mirada en busca de ese pasillo, el pasillo de la paz ¿dónde?, ¿dónde está?, ¿dónde están las fotos? Lobo, osa, mono, un niño, una niña, otro niño, más niños, tres niñas, cántico de niñas y niños correteando por los pasillos del museo. ¡Ay! ¡Dios mío! ¿A quién se le ocurre poner esta exposición entre tanta jauría? El esqueleto de un cocodrilo – y no de Efraín Huerta- me para. Ya di con él, aleluya compare:

Y por fin, sonido en off. Se destensan los músculos. Respiro. Estamos delante del fotolibro del artista en cuyo prefacio vemos la  admiración hacia las aves que ya despertaba desde una edad temprana: “Je pourrais parler pendant des heures de tous ces oiuseaux que j´ai chassés – moi qui n´avais pas jamais chassé ni avec un arme ni avec un appareil photo-”.

Choqué de frente con el ingenio del artista, había logrado reinventar y renovar las lecturas de su infancia, entre ellas, los catálogos de imágenes de aves  Oiseaux en vol y Wild Andalusia de Charles André Vaucher, de la biblioteca de su padre. De repente, el formato cerrado de catálogo de aves, se convierte en un soporte-excusa donde entrega su estimulante visión artística. Chapeau!

La colocación calculada de las imágenes (128 fotografías en 58 marcos) donde viajamos con pájaros solitarios, la muda simetría, el vuelo caótico que se ordena en un segmento cuando se observa la imagen total, la fragilidad de una bandada, los triángulos, los círculos y la armonía camuflada consiguen que Europeèns en vol sea una obra firmemente etérea. En fin, no sé por qué, pero siempre el concepto relaja, refresca. Paztiñea un poco lo de adentro, no? Baby?

Pulse aquí para leer otros artículos.