Menú

Dafne Benjumea

Paterson, una cotidianidad creativa

PATERSON

El miércoles se estrenó Paterson, la nueva entrega de Jim Jarmusch. Paterson es el nombre del protagonista y la ciudad donde habita en Nueva Jersey. Paterson (Adam Driver) es conductor de autobuses y poeta. Todos los días se levanta en torno a las 6.15 de la mañana sin despertador para ir a trabajar. Camina hacia la estación, escucha las conversaciones de los pasajeros del autobús y recibe su alrededor desde la contemplación. Todo ello lo convierte en poemas. Cuando llega a casa, Laura (Golshifteh Farahani) lo espera y le muestra una de las creaciones de ese día como los cambios de estilo en las cortinas de la casa, las nuevas cupcakes o una canción recién aprendida con la guitarra.

Como sabe el público de Jarmusch (Mistery Train, Only Lovers Left Alive, Dead Man), la trama no es en sí tan fundamental como la representación del tiempo que transcurre en las escenas. El tiempo narrativo de la película transcurre en siete días de la semana reflejando la vida del protagonista desde que se despierta hasta que vuelve a casa después de pasar por el bar. Sin embargo, esta repetición de la rutina no ahoga al protagonista ni al público. La genialidad de Jarmusch se basa en construir la narración temporal de cada día como si se tratara de la construcción temporal de un poema. En otras palabras, propone la idea de que cada día es igual pero diferente de una forma limpia, sencilla y sin caer en el sentimentalismo. Por lo tanto, Paterson tiene una poética de la cotidianidad, pero no se puede entender -al menos Jarmusch no quiere- cotidianidad sin creatividad. Paterson disfruta el día escribiendo poemas, Laura haciendo pasteles, pintando y recortando vestidos o tocando la guitarra; el barista juega al ajedrez… No se trata de ser grandes artistas, sino de salvarse de la rutina haciendo cosas creativas.

En comparación con otros trabajos de J.J, Paterson posee claridad y luz. Los personajes no son tan excéntricos como los de Mistery train (Masatoshi Nagase aparece al final de la película interpretando el papel de un poeta de Okawa) o Only Lovers Left Alive. Paterson y Laura conforman una pareja tranquila, que se entienden a la perfección y sacan lo mejor del otro.

Para los poemas utilizados en la película Jim Jarmusch se sirve de los textos del poeta estadounidense Ron Padgett. He aquí uno de ellos:

“When you are a child
you learn there are three dimensions
High, width and deep,
like a shoebox.
And later you hear there is
a fourth dimension:
time”

Ron Padgett.

Pulse aquí para leer otros artículos.