Menú

Dafne Benjumea

“No en mis días”, nuevo poemario de Pere Gimferrer

Andalucía al Día, Pere Gimferrer

Rueda de prensa en el Hotel Las Letras de Madrid. Foto Dafne Benjumea
“Machbeth ha puesto al bosque en movimiento:
somos las ninfas del sonambulismo”.
Pere Gimferrer.

Pere Gimferrer ha presentado en Madrid No en mis días, su nuevo poemario incluido en la Colección Vandalia de la editorial Fundación José Manuel Lara. Lo hizo en el hotel Las Letras de la capital madrileña, en una rueda de prensa donde el escritor catalán explicó que este nuevo trabajo poético busca “despertar la admiración y respeto en el lector” aunque le preocupa “haber pecado de solipsismo”. Gimferrer habló de la importancia del tiempo en la obra como incentivo a “la erupción de una juventud poética que nace del acercamiento con la vejez”, terminando su introducción afirmando que la historia que vemos en No en mis días “es propia y ajena al mismo tiempo”.

En este nuevo trabajo el escritor fusiona lo íntimo con lo colectivo, trabajando con nombres propios desde una situación mitológica. Gimferrer señala la importancia de la imagen en la poesía y pone como ejemplo una cita de Goethe para explicarnos que la imagen construye la idea y la idea se construye con la palabra, siendo el lector el que tiene que llegar a ella. “El lector no tiene por qué saberlo todo”, añadía, pero ello no impide que no entienda “lo accesiblemente entendible”.

También habló de algunas influencias hispanoamericanas. Siente admiración hacia poetas como Huidobro (“lo admiro más como poeta francés”), Octavio Paz (“fue amigo, gran ensayista y defensor de la poesía náhuatl – cosa que no todos saben-.”) y Lezama Lima (“Paradiso y su poesía forma parte de mis lecturas”). Explicó -durante su intervención- que este canon trabaja la poesía desde una indagación profunda. Indagación que observa también en España en poetas como Blas de Otero, aunque no desde la misma perspectiva.

En cuanto a su opinión sobre el futuro de la poesía, Gimferrer contestó con una pregunta: “¿Qué opinamos de la poesía de griegos y romanos?”. Y sí, las palabras Nobel y Bob Dylan también salieron en la rueda de prensa. Al respecto Gimferrer comentó que le gusta la letra de sus canciones aunque no haya leído su poesía, “Bob Dylan no es menos que los cantadores provenzales”.

También se refirió a la importancia de las lenguas en el proceso de creación poética. Lo que realmente le interesa al poeta catalán es el ritmo de estas a la hora de crear, aunque para ello hay que tener en cuenta que cada lengua -explicaba- se rige por su propio sistema de normas y leyes.

A la pregunta de si piensa publicar en un futuro su obra completa, pareció no estar muy convencido ya que, según él, “las publicaciones de obras completas en las editoriales no tienen futuro”.

Andalucía al Día, Pere GimferrerBreve reseña de No en mis días

No en mis días es fruto del trabajo de cuatro años (2012-2016) y está compuesto por 30 poemas. Es un homenaje a Rafael Alberti, Vicente Alexaindre, Dámaso Alonso, Emilio García Gómez, Octavio Paz y Martín de Riquer por ser “guardianes de las palabras”.

Cuando iniciamos la lectura, no tardamos en darnos cuenta de que Gimferrer sigue siendo fiel a la métrica. Predomina el endecasílabo como verso raíz y variantes así como versos libres. El contenido del libro es nutritivo. Imágenes, referencias, lenguas, citas y autores de todas las épocas y artes pasan ante nuestros ojos para acercarnos a la actualidad. El poeta catalán trabaja con la reactualización de signos literarios para acceder a nuestro ahora:

“Cámara Santa de la bruja astur,
no ir en algunas ocasiones,
la abuela Cebolleta del cocido caníbal,
la esclava sexual de la camarada Koba.
Las dos ogresas de la misa negra,
pange lingua sacramentum, novo cedat ritui,
gigantas de Baudelaire enanizadas,
las hermanas de Safo en almidón (…)”.

Del poema “Teatro de Sombras”.

He aquí un fragmento de Battle of Angels, poema de amor:

“Cuca, acércate a mí: tan cerca estamos
que nos enlazan el lienzo en serpentinas:
del techo cae, como en lentejuelas,
el arregosto de la oscuridad.
Como las gemas que en la luz no encajan,
porque tienen más fuego que la luz,
Only lovers alive, como en Detroit,
en fantasmagoría de Jim Jarmusch”.

La guerra, la política actual y la muerte también son temas del libro. El tono de la obra es nostálgico. Vemos en los versos las ganas exhaustas de querer alcanzar lo que ya se desfigura (juventud, felicidad, paz). El recuerdo.

No en mis días es la vejez sentada que mira hacia atrás. La vejez de un maestro, sin duda.

Pulse aquí para leer otros artículos.